© Guitarra a Dos 2018 Impressum
Impresiones de un concierto Escrito por Roberto Eduardo Fontecilla Aravena Decido   escribir   estas   líneas   unos   minutos   después   de   haber   asistido   al   concierto   “Guitarra   a   Dos”, brindado   por   Germán   Gajardo   y   Ramona   Beyer   en   el   Auditorio   del   Centro   Cultural   de   la   ciudad   de Angol. Lo   hago   inmediatamente,   mientras   aun   resuenan   en   mi   mente   las   melodías   y   los   matices,   antes   que la   razón   se   imponga   sobre   la   emoción   y   la   memoria   filtre   los   recuerdos   que   han   de   perdurar   en   el largo plazo. La técnica Durante    largos    pasajes    del    concierto    me    embeleso    mirando    las    manos,    escudriñando    en    el movimiento   de   los   dedos,   en   la   belleza   de   la   sincronía,   mientras   la   música   penetra,   inconciente,   como un   aroma.   Por   formación      o   deformación      profesional   (profesor   de   Música),   tiendo   a   fijarme   en detalles,    a    concentrarme    en    finuras,    que    al    grueso    del    público    pueden    pasarle    inadvertidas,    o escondidas   en   un   todo   más   ostentoso   y,   en   el   caso   de   Ramona   y   Germán,   esos   detalles   enriquecen mi apreciación y mi disfrute. Cierro   los   ojos,   y   escucho   dos   guitarras   sensiblemente   entrelazadas,   cada   una   con   vida   propia.   No me   cuesta   reconocerlas,   pues   cada   instrumento   e   instrumentista,   tienen   un   ethos,   un   brillo,   un   color distinto.   Cada   armónico,   cada   glissando,   crescendo   o   vibrato   son   inteligentemente   interpretados. Germán   y   Ramona,   poseen   un   dedaje   exquisito   pero   no   arrogante,   porque   lo   ponen   al   servicio   de   la obra,   matizan   con   gracia   pero   sin   exageración;   en   resumen,   brillan   en   el   escenario,   pero   no   porque busquen brillar, si no como fruto de su amor por la intepretación musical. El Canto Quien,   sin   conocer   a   Germán   y   Ramona,   haya   asistido   al   Centro   Cultural   preaparado   para   escuchar un   concierto   de   guitarra,   se   habrá   sorprendido   al   escuchar   cinco   canciones   en   el   repertorio.   Quizás un   ortodoxo   no   estaría   de   acuerdo   con   tal   combinación   en   un   concierto   pero,   en   el   caso   de   Germán, se   da   en   forma   tan   natural   esta   síntesis   de   canto   y   guitarra,   estas   dos   facetas   musicales   que   ha desarrollado   a   lo   largo   de   su   trayectoria,   desde   los   tiempos   del   liceo,   cuando   participaba   en   el   coro, llegando   a   ser   solista,   con   una   recordada   participación   en   el   Teatro   Municipal   de Angol,   interpretando la   canción   alemana   “Ich   liebe   Dich”,   tal   vez   como   una   premonición   de   hacia   donde   lo   llevarían   los caminos de la vida. No   puedo   dejar   de   mencionar   la   emoción   que   me   embarga   cuando   escucho   su   interpretación   de “Malhaya”   y   “Te   preguntas”,   dos   de   mis   más   caras   composiciones.   Ellos   recrean   cada   canción, incorporando   matices   que   las   enriquecen   y   embellecen.   Muchas   veces   se   dice   que   el   discípulo   debe superar   al   maestro   -   en   este   caso   no   debía   hacer   un   esfuerzo   para   lograrlo      pero   lo   que   aquí   ocurre es que el alumno complementa al profesor y los que surge es una nueva creación, con vida propia. La complicidad Germán   y   Ramona,   Ramona   y   Germán,   no   sólo   entregan   música   en   el   escenario,   más   bien,   nos conducen,   a   los   auditores,   a   su   mundo   interior,   transformándonos   en   testigos   de   su   armoniosa relación.   Cada   mirada   de   mutua   complicidad,   de   apoyo   y   comprensión   cuando   uno   de   los   dos   comete un   error,   la   forma   en   que   se   sonríen   satisfechos   al   terminar   cada   pieza   musical,   la   respiración sincronizada   al   momento   de   empezar   un   nuevo   movimiento,   hacen   que   los   asistentes   flotemos, incorpóreos,   desde   nuestros   asientos   para   ponernos   a   su   lado   y   posar   nuestros   dedos   etéreos,   sobre sus manos para gozar de la sensación de ser unos con la música. Salgo   del   concierto   con   las   emociones   llenas   de   motivos,   luego   de   haber   disfrutado   un   momento   de belleza,   que   usaré   como   reserva   de   energía   cada   vez   que   las   causas   de   la   vida   me   hagan   decaer. Germán y Ramona, Ramona y Germán... Gracias. 10 de mayo de 2013
Datenschutzerklärung
© Guitarra a Dos 2018 Impressum
Impresiones de un concierto Escrito por Roberto Eduardo Fontecilla Aravena Decido   escribir   estas   líneas   unos   minutos   después   de   haber   asistido al    concierto    “Guitarra    a    Dos”,    brindado    por    Germán    Gajardo    y Ramona   Beyer   en   el   Auditorio   del   Centro   Cultural   de   la   ciudad   de Angol. Lo   hago   inmediatamente,   mientras   aun   resuenan   en   mi   mente   las melodías   y   los   matices,   antes   que   la   razón   se   imponga   sobre   la emoción   y   la   memoria   filtre   los   recuerdos   que   han   de   perdurar   en   el largo plazo. La técnica Durante    largos    pasajes    del    concierto    me    embeleso    mirando    las manos,   escudriñando   en   el   movimiento   de   los   dedos,   en   la   belleza   de la    sincronía,    mientras    la    música    penetra,    inconciente,    como    un aroma.    Por    formación        o    deformación        profesional    (profesor    de Música),   tiendo   a   fijarme   en   detalles,   a   concentrarme   en   finuras,   que al   grueso   del   público   pueden   pasarle   inadvertidas,   o   escondidas   en un   todo   más   ostentoso   y,   en   el   caso   de   Ramona   y   Germán,   esos detalles enriquecen mi apreciación y mi disfrute. Cierro   los   ojos,   y   escucho   dos   guitarras   sensiblemente   entrelazadas, cada   una   con   vida   propia.   No   me   cuesta   reconocerlas,   pues   cada instrumento    e    instrumentista,    tienen    un    ethos,    un    brillo,    un    color distinto.   Cada   armónico,   cada   glissando,   crescendo   o   vibrato   son inteligentemente   interpretados.   Germán   y   Ramona,   poseen   un   dedaje exquisito   pero   no   arrogante,   porque   lo   ponen   al   servicio   de   la   obra, matizan   con   gracia   pero   sin   exageración;   en   resumen,   brillan   en   el escenario,   pero   no   porque   busquen   brillar,   si   no   como   fruto   de   su amor por la intepretación musical. El Canto Quien,   sin   conocer   a   Germán   y   Ramona,   haya   asistido   al   Centro Cultural   preaparado   para   escuchar   un   concierto   de   guitarra,   se   habrá sorprendido   al   escuchar   cinco   canciones   en   el   repertorio.   Quizás   un ortodoxo   no   estaría   de   acuerdo   con   tal   combinación   en   un   concierto pero,   en   el   caso   de   Germán,   se   da   en   forma   tan   natural   esta   síntesis de   canto   y   guitarra,   estas   dos   facetas   musicales   que   ha   desarrollado a   lo   largo   de   su   trayectoria,   desde   los   tiempos   del   liceo,   cuando participaba   en   el   coro,   llegando   a   ser   solista,   con   una   recordada participación   en   el Teatro   Municipal   de Angol,   interpretando   la   canción alemana   “Ich   liebe   Dich”,   tal   vez   como   una   premonición   de   hacia donde lo llevarían los caminos de la vida. No   puedo   dejar   de   mencionar   la   emoción   que   me   embarga   cuando escucho   su   interpretación   de   “Malhaya”   y   “Te   preguntas”,   dos   de   mis más   caras   composiciones.   Ellos   recrean   cada   canción,   incorporando matices   que   las   enriquecen   y   embellecen.   Muchas   veces   se   dice   que el   discípulo   debe   superar   al   maestro   -   en   este   caso   no   debía   hacer   un esfuerzo   para   lograrlo      pero   lo   que   aquí   ocurre   es   que   el   alumno complementa   al   profesor   y   los   que   surge   es   una   nueva   creación,   con vida propia. La complicidad Germán   y   Ramona,   Ramona   y   Germán,   no   sólo   entregan   música   en el   escenario,   más   bien,   nos   conducen,   a   los   auditores,   a   su   mundo interior,    transformándonos    en    testigos    de    su    armoniosa    relación. Cada   mirada   de   mutua   complicidad,   de   apoyo   y   comprensión   cuando uno    de    los    dos    comete    un    error,    la    forma    en    que    se    sonríen satisfechos     al     terminar     cada     pieza     musical,     la     respiración sincronizada   al   momento   de   empezar   un   nuevo   movimiento,   hacen que   los   asistentes   flotemos,   incorpóreos,   desde   nuestros   asientos para   ponernos   a   su   lado   y   posar   nuestros   dedos   etéreos,   sobre   sus manos para gozar de la sensación de ser unos con la música. Salgo   del   concierto   con   las   emociones   llenas   de   motivos,   luego   de haber   disfrutado   un   momento   de   belleza,   que   usaré   como   reserva   de energía    cada    vez    que    las    causas    de    la    vida    me    hagan    decaer. Germán y Ramona, Ramona y Germán... Gracias. 10 de mayo de 2013
Datenschutzerklärung